La estrella del pop ha muerto tras una ardua lucha contra el cáncer, pocos meses después de publicar una conmovedora autobiografía.

Marie Fredriksson, cantante y compositora sueca y líder de la banda Roxette, ha muerto a los 61 años de edad, después de una prolongada batalla contra el cáncer.

Su fallecimiento ha tenido lugar pocos meses después de la publicación de una autobiografía en la que comenta los aspectos más difíciles de fama, ciertas experiencias traumáticas de su infancia y, sobre todo, la agónica lucha contra la enfermedad a la que finalmente ha sucumbido.

El cáncer de la cantante fue detectado en septiembre del año 2001, en un momento que la propia Fredriksson describió en su libro como el comienzo de un «infierno».

Un hito sueco en la historia del pop

Desde su aparición, el dúo Roxette se convirtió en una referencia del pop a nivel mundial, llegando a ser uno de los grupos suecos más relevantes y exitosos desde ABBA. Junto al compositor y cantante Per Gessle, Fredriksson mantuvo una prolífica carrera que se extendió hasta el año 2015, y que dejó para la historia éxitos tan populares como ‘It must have been love’, ‘The look’ o ‘Listen to your heart’.

En 2016, el dúo planeaba una gira mundial para celebrar su 30º aniversario como grupo, pero los problemas de salud Fredriksson no lo permitieron y el proyecto se canceló.

Hasta la fecha, Roxette ha vendido más de 80 millones de discos en todo el mundo.